El picudo rojo hace trampa en las palmeras de Elche

Menos capturas.
Algunos agricultores, viveristas y palmereros creen que la red de
trampas contra el picudo dispuesta por la Generalitat no está siendo
objeto de mantenimiento y a esto atribuyen que haya habido pocas
capturas. El Ayuntamiento ha pedido datos para comprobarlo.

J. M. GRAU

Determinados agricultores, viveristas y palmereros han
trasladado al Ayuntamiento de Elche su inquietud al considerar que la
red de trampas dispuesta en la periferia del Palmeral para combatir la
plaga del picudo rojo no está siendo todo lo efectiva que se esperaba.
Durante
la celebración ayer de la reunión ordinaria de la junta gestora del
Patronato del Palmeral en Elche, se puso encima de la mesa una cierta
preocupación por esta situación, ya que se estima que las capturas de
estos insectos están siendo relativamente escasas.
Los colectivos
directamente afectados por la acción del picudo han llegado a manifestar
incluso que puede haberse dado una dejación en el mantenimiento de
estas trampas, motivo por el que podría explicarse la aminorada
efectividad de las trampas, las cuales cuentan con un componente químico
que atrae al picudo.
En cualquier caso, el edil de Parques y
Jardines, José Manuel Sánchez, afirma que se desconoce si las
aparentemente escasas capturas se deben a que no se esté produciendo un
mantenimiento de las trampas en cuestión, o que, en realidad, sea
atribuible a que la plaga del picudo está siendo menos intensa de lo
esperado.
Para tratar de aclarar esta cuestión, la junta gestora
acordó ayer solicitar a la Conselleria de Agricultura un estudio donde
se reflejen cuantitativamente los resultados obtenidos con estas trampas
hasta la fecha.
A principios de marzo se colocaron cerca de 3.200
trampas, a modo de cuadrícula, entre los 5 y los 10 kilómetros en torno a
lo que es el Palmeral histórico, con el objetivo de evitar que lleguen
al epicentro de este Patrimonio de la Humanidad.
José Manuel Sánchez
apuntó que septiembre suele ser el mes en que este coleóptero presenta
mayor actividad, mientras que su acción remite conforme avanza el otoño y
el invierno. "Queremos saber si un deficiente mantenimiento en esa red
de trampeo tiene que ver con el control de la plaga", añadió el edil.
En
breve está previsto que se convoque de nuevo a la junta gestora para
una sesión monográfica sobre el picudo rojo, a fin de comunicar esos
datos solicitados a la conselleria y conocer cuál es la situación real
del problema.
En cualquier caso, Sánchez volvió a mostrar por enésima
vez su malestar por el hecho de que la conselleria continúe desde el
año 2006 sin dignarse a convocar al Patronato del Palmeral.
Durante
la reunión de ayer también se dio cuenta de una serie de nuevas
autorizaciones de trasplantes de palmeras y tala de ejemplares secos.



Aquesta entrada ha esta publicada en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.